Cuando Dios le dice a Moshé que va a sacar a los judíos de Egipto, utiliza cuatro formas diferentes para decir lo mismo (Éxodo 6:6-7):

  • Los sacaré de debajo de las cargas
  • Los rescataré
  • Los redimiré
  • Los tomaré como pueblo para Mí

¿A qué se debe la redundancia?

Estas cuatro declaraciones son, en realidad, cuatro formas diferentes de redención. Quizás recuerdes, del séder de Pésaj, que las cuatro copas de vino simbolizan esas cuatro frases. Entonces, ¿qué significa cada una de ellas?

  1. Los sacaré de debajo de las cargas. Incluso si Dios no nos hubiera rescatado, hubiera cesado la servidumbre, por lo que debemos estar agradecidos.

  1. Los rescataré. Rescatar es eliminar completamente el problema. Le pedimos a Dios que nos rescate de Egipto, para no tener que preocuparnos otra vez por el tema.

  1. Los redimiré. La palabra redención implica eliminar los efectos del problema: nuestra mentalidad de esclavos, nuestra falta de riqueza, nuestra falta de infraestructura para ser una sociedad independiente.

  1. Los tomaré como pueblo para mí. Cuando Dios nos acerca a Él, nos da un nuevo objetivo, un proceso positivo y dinámico.

***

LOS CUATRO PASOS DE LA TESHUVÁ

Teshuvá significa volver. Cuando hacemos algo que sabemos que nos alejó de lo infinito y lo sagrado, no nos castigamos, no nos hundimos en la culpa ni nos arrastramos hasta un agujero. En cambio, hacemos algo llamado teshuvá. Tratamos de corregirnos. Volvemos a Dios.

Este es un proceso de cuatro etapas, aludidas en los versículos sobre la redención de Egipto:

  1. Interrupción del problema: decidir no volver a cometer la trasgresión.

  1. Rescate: ponerte “a salvo”, es decir, en una situación en la que no te veas tentado a volver a transgredir. Si cada vez que te ves con un cierto grupo de personas terminas chismeando, contempla dejar de verte con ese grupo.

  1. Elimina los efectos de la trasgresión: si robaste algo, debes devolverlo. Si te volviste insensible a tu pueblo, debes instruirte para aprender a ser más sensible.

  1. Haz algo positivo: toda transgresión emana de un deseo negativo. Busca oportunidades para incrementar una actividad positiva que elimine el deseo de transgredir. Si te descubres diciendo algo negativo sobre un amigo, piensa en tres formas constructivas para ayudar a tu amigo a cambiar.

***

EL NOMBRE DE DIOS

Cada vez que la Torá presenta un grupo importante de cuatro cosas, hay una referencia al nombre de Dios de cuatro letras (ver Éxodo 6:2). Hay muchos nombres de Dios, cada uno de los cuales se refiere a un atributo diferente de Él. El nombre principal, que se refiere a Su infinitud, a Su amor y a Su misericordia, es el nombre de cuatro letras (deletreado yud, hei, vav, hei), que en ocasiones es mencionado como el tetragrámaton.

En la parashá de esta semana, Dios se presenta a Moshé de una forma que parece cambiar la relación que Dios y los israelitas tendrán a partir de ahora. Abraham, Itzjak y Yaakov se relacionaron con un aspecto de Dios, mientras que Moshé y la nación de Israel de ahora en adelante se relacionarán con el nombre de cuatro letras.

Hasta ahora, nos habíamos relacionado con Dios a través del estricto aspecto de justicia. De ahora en adelante, nos relacionaremos con Él a través de Sus cualidades de amor y misericordia. La idea de la redención y el proceso de teshuvá son expresiones del amor y la misericordia de Dios.

***

¿QUÉ REPRESENTA EL NÚMERO CUATRO?

Cada diez importante en la Torá puede ser divido en dos grupos de cinco. Los Diez mandamientos están escritos en dos tablas: cinco mandamientos hacen referencia a la dinámica entre el hombre y su prójimo, y cinco a la dinámica entre el hombre y Dios. De la misma forma, tenemos cinco dedos: cinco en cada mano.

Más aún, cada grupo de cinco puede dividirse en "cuatro más uno". Al igual que los dedos de una mano son cuatro más el pulgar.

Cada grupo de cuatro puede, asimismo, dividirse en "tres más uno".

Cada trío es una expresión de las tres fuerzas principales del universo: amor, justicia y armonía. De la misma forma que una banqueta debe tener un mínimo de tres patas para no caerse, el universo se sustenta en estros tres principios. Así como una banqueta es, por lo general, un lugar de reposo temporal, mientras que una silla es más robusta y permanente, un grupo de cuatro unidades en la Torá siempre representa permanencia.

***

DIEZ PLAGAS

Al igual que los otros grupos de diez de la Torá, las Diez plagas también pueden subdividirse conceptualmente. Esta es una de las razones por las que la parashá de nuestra semana contiene siete plagas y la de la próxima, Bo, contiene tres.

El proceso de redención y el proceso de teshuvá puede hacerse en tres pasos, pero el cuarto paso, el de realizar una acción positiva, agrega permanencia.

Cuando anulas un mal en el universo, cumples la voluntad de Dios. Pero cuando también incluyes algo positivo, te vuelves similar a Dios.

***

Ejercicio espiritual:

Piensa en un área de crecimiento personal que necesites mejorar y realiza el proceso de los cuatro pasos.