¿Qué hace que una persona imite a otra, mientras que otra persona es una fuente de originalidad?

Todos tendemos a ser influenciados por la sociedad que nos rodea. Nuestras actitudes, vestimenta y valores son moldeados por las personas con las que nos asociamos. Es algo natural.

Evitar la influencia de la sociedad requiere una capacidad especial. Esa capacidad surge de nuestro interior. Y se basa en un ardiente deseo de encontrar la verdad, la fortaleza para oponerse a la falsedad donde sea que aceche.

Toda alma tiene este deseo, es parte de nuestra esencia. Es nuestra tecnología espiritual. Pero queda tapada cuando buscamos aprobación, cuando no queremos sobresalir, cuando no queremos ser ridiculizados. Esos temores son parte del “ser inferior”, y nos plagan de muchas formas, todo el día.

* * *

ABRAHAM EL ORIGINADOR

Dios le habló a Adam, quien les transmitió a sus hijos el mensaje Divino. Esta tradición llegó hasta Nóaj, su hijo Shem y su bisnieto Éver. Pero Abraham no recibió esa tradición. Él creció y vivió con idólatras. Sin embargo, un día, observó el mundo, vio el diseño de la naturaleza y concluyó que debe haber un Creador Infinito.

Después de desarrollar una filosofía de vida basada en el monoteísmo, Abraham fue a la escuela de Shem y Éver, quienes ayudaron a ampliar sus ideales religiosos.

Por lo tanto, el legado que recibimos de Abraham es sobre la independencia de pensamiento. Abraham no aceptó lo que su sociedad tenía para ofrecerle.

* * *

UN DESEO ARDIENTE

Un gran maestro que tuve el privilegio de conocer, Rav Iehudá Davis z"l, miró una vez a sus estudiantes y les dijo: "Algunos de ustedes son más inteligentes que yo. Otros tienen mejor memoria. ¿Saben qué es lo que me diferencia? Yo tengo un ardiente deseo de encontrar la verdad".

Los Sabios dicen que debido a que Abraham deseaba ardientemente encontrar la verdad, Dios lo abrió como un manantial de sabiduría. En otras palabras, en algún lugar de nuestro interior hay un barómetro de verdad y una fuente de sabiduría. El alma es tu fuente ilimitada de sabiduría.

Uno de los sabios talmúdicos, Rabí Eliézer, era un hombre joven y nunca había sido capaz de estudiar. Él deseaba con todas sus fuerzas conocer la verdad, por lo que en repetidas ocasiones estalló en llanto cuando rezaba y pedía sabiduría. Debido a ese fuerte deseo, Dios le abrió un camino que eventualmente lo llevó a ser un gran sabio. Hay una frase famosa que expresa esta idea: “Nada puede interponerse al deseo”.

* * *

CONOCE TU LUGAR

Una tradición talmúdica (Avot 6:6) dice que hay 48 facetas de la experiencia humana que nos permiten acceder a una realidad más elevada. Una de ellas es llamada “quien conoce su lugar”. Para evitar la manipulación social, debes saber quién eres y cuáles son tus valores. Debes tener una columna vertebral espiritual.

¿Quién eres? ¿Quiénes te rodean? ¿Cuál es tu tarea, tu propósito en la vida? ¿Qué talentos únicos tienes y cómo esos talentos te brindan tanto oportunidades como responsabilidades?

Cada situación debe tratarse de manera diferente. ¿Cuándo es momento de negociar y cuándo de luchar? ¿No sería más fácil si pudiéramos simplemente ser martillos y tratar todo como un clavo? Cuando tenemos un fuerte barómetro interior, podemos tomar esas decisiones con mayor eficiencia.

Necesitas ser capaz de enfrentar la vida desde adentro hacia fuera, en lugar de reaccionar desde afuera hacia dentro.

* * *

VIVIR CON DIOS

Uno de los nombres de Dios es “el Lugar”. El dicho “conoce tu lugar” también se refiere a Dios. Necesitamos descubrir la realidad de vivir con lo Infinito. Él siempre está con nosotros, sólo que no siempre lo reconocemos.

Si vivimos con la presencia de Dios, entonces tenemos una brújula moral en nuestro interior. Dios no es influenciado por la sociedad. No importa cuántos millones de personas digan que tu opinión es equivocada. Si estás unido a Dios, la opinión de los demás no te afecta. La conciencia de ser uno con Dios es como un lanzallamas para todo lo que pueda descarriar a la persona.

Cuando llegas a un nivel que te permite mantenerte impermeable a la alabanza o al insulto; cuando ya no te afecta tu sociedad, pero eres capaz de aprender de sus aspectos positivos, entonces eres como Dios. Y esa es la mayor expresión de individualidad e independencia.

* * *

Ejercicio espiritual:

Durante la próxima semana, reconoce y aprovecha una oportunidad para no estar de acuerdo con la sociedad.