Cuando una mujer da a luz, queda tamé durante una semana si tuvo un varón y durante dos semanas si tuvo una niña. Generalmente, tamé se traduce como "impuro", algo que tiene implicancias negativas. Pero, ¿qué aspecto negativo puede asociarse al acto sagrado de dar a luz? Una nueva madre reluce de alegría y santidad. ¡Ella trajo una vida nueva al mundo!

Nuestra pregunta asume que toda negatividad es mala, la señal de un problema. En el mundo espiritual, a veces la negatividad es buena.

La idea simple detrás de la tumá por dar a luz es la pérdida de la nueva vida en el cuerpo de la madre. Dado que la vida nueva es ahora independiente, se creó un vacío en el útero de la madre, lo que genera tumá. Algunas autoridades incluso sugieren que la razón por la que el nacimiento de una niña causa tumá durante dos semanas, a diferencia del varón que provoca una semana de tumá, es que la niña también lleva en sí misma el potencial para dar a luz a una nueva vida. Dado que la santidad es mayor en la niña, también es mayor el vacío que crea al dejar el cuerpo de la madre.

***

UNA ENFERMEDAD CUTÁNEA ESPIRITUAL

En Levítico, capítulos 12 y 13, el parto es yuxtapuesto con una enfermedad espiritual de la piel llamada tzaráat. Esta enfermedad también se asocia con la tumá (impureza espiritual). Sin embargo, el punto de la tumá de tzaráat es el defecto espiritual de la persona que se infectó. La tzaráat actúa como un mensaje al paciente respecto a que debe arrepentirse de una trasgresión. Por lo tanto, en ocasiones, la tumá es negativa.

Llamativamente, uno de los comentaristas sugiere que sólo las personas sagradas son susceptibles a la tzaráat. De hecho, la mayoría de los comentaristas dicen que la razón por la que no tenemos tzaráat en la actualidad es que no somos suficientemente sagrados. Como ves, la tzaráat era una enfermedad que sin ninguna duda venía de Dios.

En la actualidad no hay tzaráat porque no permitimos que Dios esté directamente involucrado en nuestra vida. En consecuencia, Él debe actuar con mayor sutileza. Si reconoces claramente que el Creador está a cargo de todos los eventos, entonces Él puede manifestarse con más claridad.

***

LOS PROBLEMAS SON DESAFÍOS

Toda enfermedad, dilema o problema es un desafió enviado por Dios. Él diseñó la dificultad hasta en su más mínimo detalle para el beneficio de tu alma. Todo desafío es un mensaje así como una expiación.

Ninguna persona es perfecta. Todos cometemos errores. Por lo tanto, una enfermedad no implica que seas malo, sino que llegó el momento para que crezcas en un área determinada.

La tzaráat llevaba a la introspección. Asimismo, todo problema o desafío que tengas (dado que es consecuencia de un defecto de tu ser), debería llevarte a realizar introspección. Con ese objetivo fue diseñado. Si lo ignoramos, no se puede resolver el defecto espiritual.

El defecto lleva al sufrimiento. El sufrimiento lleva a introspección. La introspección lleva al entendimiento, lo que lleva al crecimiento, a la paz y a la felicidad.

Nuestro objetivo es llegar al entendimiento.

***

SHAVUOT Y EL ENTENDIMIENTO

Cada año en Shavuot, nos espera una efusión de sabiduría. No es simplemente una conmemoración de la revelación original, sino un período que posee una perspectiva reveladora.

¿En qué necesitas más guía? ¿Con el matrimonio? ¿Con tus citas? ¿Con la educación de los niños? ¿Para adquirir sabiduría? ¿Autocontrol?

Shavuot puede darte toda la sabiduría y el entendimiento que desees, en cualquier área. Pero tienes que desearla, esforzarte por ella y ser digno de recibirla.

Este Shavuot, dile a Dios que estás preparado, apto y que deseas recibir Sus entendimientos. Cualquier cosa que impliquen, estás dispuesto a hacer el cambio. Con una plegaria como esta, tienes el entendimiento garantizado.

Eso es lo que desea tu alma.

***

Ejercicio espiritual:

Escribe tres de tus desafíos. Rézale a Dios para que te revele el mensaje de cada uno, para poder trabajar en tu desafío espiritual.