La Torá describe que el pueblo judío está destinado a ser el emisario de Dios en el mundo. ¿Cuál es la tierra que Dios le promete a esta nación? ¿Qué amplio terreno sería apropiado para el pueblo al que se le ordena cumplir la voluntad de Dios y ser una luz para las naciones? ¿Europa? ¿Asia? ¿América? Si observas el planisferio, ¿qué territorio te parece el más apto para esta nación y su mandato?

Israel. La tierra de Israel. ¡Que desilusión! ¿Ese pequeño punto? Sin embargo, miles de años más tarde, esa pequeña porción de tierra continúa constantemente en los titulares. Ese pequeño punto es objeto de debate entre los países más poderosos en la ONU. ¿Cuál es la magia que hace que ese pequeño terreno demande tanta atención?

Esta es una de las señales de que la Torá tiene que ser Divina. Ninguna otra explicación parece razonable.

* * *

ISRAEL, UNA PROFECÍA

En Números, capítulo 34, la Torá describe los límites bíblicos de la Tierra de Israel. (Estos son similares a los límites actuales, pero se extienden más hacia el norte). Ahora, después de 2.000 años de exilio, la nación judía volvió a su tierra patria. Esto también indica el origen Divino de la Torá.

No sólo eso, sino que fue profetizado que Israel estaría desolada durante todos los años del exilio; que ninguna nación podría hacerla florecer (ver Levítico 26:32-33). También fue profetizado que finalmente los israelitas regresarían (ver Jeremías 16:14-15). La tierra árida y desértica produce ahora frutas y vegetales deseados por otros países. Su tecnología compite y en ocasiones incluso supera a las sociedades más avanzadas.

Si cualquier persona normal hubiera predicho esto durante los últimos 2.000 años, se le hubieran reído en la cara. Sin embargo eso es exactamente lo que ocurrió.

* * *

LA LUZ

Muchas veces se utiliza la "luz" como una analogía de la Torá y los judíos. Una fuente de luz no ocupa mucho espacio en una habitación, pero afecta toda el área. Como dice en Tania (Cap. 12): "Un poco de luz disipa mucha oscuridad". Un ser humano es muy pequeño en comparación con una montaña o con las cataratas del Niágara. Sin embargo, una persona puede afectar a todo el mundo. Galileo, Newton, Einstein, Aristóteles, Confucio, Gandhi. Pensadores, realizadores, filósofos e inventores. Tantas clases diferentes de personas tienen el poder para cambiar el mundo. Para bien o para mal.

“¿Qué es el hombre para que lo tengas en cuenta? Sin embargo lo hiciste poco menos que Dios Mismo”. Dijo el Rey David.

No subestimes tu capacidad para afectar el mundo. Puede que seas una persona pequeña, pero tu capacidad en este mundo es tremenda. Y quizás seas el catalizador para que otra persona desarrolle su potencial.

* * *

CON LA AYUDA DE DIOS

Además de la naturaleza del mundo que apoya la idea de que algo pequeño pueda afectar a algo grande, también está el factor de que Dios te ayuda en tus emprendimientos. Al fin de cuentas, si la persona más débil, enclenque y tonta tiene un fuerte deseo de solucionar los problemas del mundo, y Dios decide ayudarla, ¿hay algo que ella no pueda lograr? Si el Ser Infinito decide ayudarte, ¿hay algo que no puedas hacer?

El Talmud dice: "Haz de Su voluntad tu voluntad, para que Él haga de tu voluntad Su voluntad"(Pirkei Avot 2:4). Si quieres hacer lo correcto, tienes garantizado que recibirás la ayuda de Dios.

¿Qué nos impide lograr más?

Probablemente estamos demasiado enfocados en nuestros propios deseos.

* * *

Ejercicio espiritual:

Elige una cosa pequeña que creas que Dios desea que hagas pero que temes carecer de la capacidad para lograrlo. Pídele ayuda a Dios y observa lo que ocurre.