Quién eres como individuo no es accidental. Fuiste diseñado con absoluta precisión por un Ser Infinito. Eres tú, porque así debías ser. No puedes escaparte y, si lo intentaras, serías infeliz y no desarrollarías tu potencial.

Hace poco me pregunté qué era lo más importante que debía compartir con mis hijos. Medité y recé buscando una respuesta. "Dios, ¿qué es lo que Tú quieres que les diga a mis hijos?"

La respuesta (que puede o no haber venido de Dios, no tengo profecía…) fue "Sé tú mismo". Eso es lo que necesitan escuchar de ti.

* * *

SÉ TÚ MISMO

Gran parte de la vida la pasamos actuando o simulando ser algo que no somos. La sociedad nos empuja y nos tironea en demasiadas direcciones que no parecen ser correctas. Pero fluimos. No queremos llamar la atención. No queremos parecer inadaptados. Queremos ser parte de los importantes.

En un momento de la era talmúdica, el líder de la ieshivá colocó un guardia en la puerta de la sala de estudios con instrucciones específicas: "No dejes entrar a ninguna persona que no sea sincera en algún sentido. Para merecer estudiar la sabiduría de Dios, su interior debe ser como su exterior".

Aunque sabemos que Dios no priva de Su sabiduría a nadie que la desee, es inconsistente y contradictorio que Su sabiduría fluya hacia quien es falso. Dios es absolutamente unidimensional, Él es exactamente lo que Es. Por lo tanto, para ser un recipiente adecuado de Su sabiduría, debemos esforzarnos por ser sinceros, honestos y exactamente quienes debemos ser.

* * *

EN EL DESIERTO

Al comienzo del libro de Números, se realiza un censo teniendo en cuenta la afiliación tribal. Vemos aquí que se enfatiza la individualidad, a diferencia de los censos anteriores que no tuvieron en cuenta a las tribus sino que fueron censos generales. El desierto fue la época y el lugar en el que las tribus adoptaron una configuración específica. Cuando viajaban, debían respetar la formación.

Algunos comentaristas bíblicos comparan esta configuración de las tribus (al norte, sur, este y oeste) con el zodíaco y las 12 constelaciones. Esta es una idea interesante, porque astrológicamente hablando, las estrellas y las constelaciones tienen una influencia en la personalidad con la que naces.

Al vivir con un formato fijo que enfatiza a cada tribu individual, se acentúa la idea de que cada tribu tiene un propósito y un diseño individual. Presta atención que esto ocurrió en un desierto, un lugar que carece de influencias externas. Sólo en un desierto puedes ser realmente tú mismo.

¿Acaso debes buscar un lugar para aislarte y encontrarte a ti mismo? Por completo, a menos que hacerlo te genere problemas emocionales y/o psicológicos. El aislamiento es una de las herramientas más poderosas para el crecimiento espiritual, y a lo largo de la historia la utilizaron los profetas, los cabalistas y las personas sagradas. Para asegurarte de usar esta herramienta correctamente, es bueno tener un mentor experto en esta clase de actividad.

Si te resulta difícil alejarte, puedes encontrar en tu propio hogar un espacio para aislarte y realizar introspección, meditar y rezar. En definitiva el objetivo es vivir dentro de la sociedad, y al mismo tiempo conservar tu identidad.

* * *

UNA ORQUESTA COMUNITARIA

Puede ser que ahora mismo pienses: "Pero rabino, siempre oí que el judaísmo tiene una orientación comunitaria". Eso es correcto. La gloria de servirle a Dios se incrementa y toda la fuerza y la santidad del individuo sólo se puede concretar con una comunidad. Necesitamos ser parte de las vidas de los demás. No podemos permanecer recluidos. Debemos salir al mundo y convertirlo en un lugar mejor. Pero sólo podemos hacerlo si perfeccionamos al individuo que debemos ser, el individuo que Dios creó.

Practica con tu trompeta a solas, en tu cuarto, lejos de los demás. Cuando hayas perfeccionado tu habilidad y hayas descubierto tu propia música, ven a la banda, comparte lo que tienes para ofrecer y únete a la orquesta sagrada.

Como decía el gran sabio Hilel: "Si no estoy para mí, ¿quién estará para mí? Y si estoy sólo para mí, ¿qué soy?" (Avot 1:14).

* * *

Ejercicio espiritual:

Esta semana dedica tiempo a meditar sobre ser tú mismo”. Trata de descubrir maneras de lograr ser más tú verdadero yo.